Facebook Twitter Google +1     Admin

Cambio climático amenaza la salud de los niños

20110427175822-sequia-mundo.jpg

Un millón de niños muere cada año en el mundo antes de cumplir cinco años. La gran mayoría de estas muertes - 97% - ocurren en países de bajos o de medianos ingresos, y de manera desproporcionada dentro de las comunidades y hogares más pobres. La mayoría de los niños se están muriendo como resultado de enfermedades y condiciones como la desnutrición, la neumonía, el sarampión, la diarrea, la malaria, el VIH y el SIDA, y problemas neonatales[1].

 

En este contexto, recientemente el cambio climático fue descrito como la mayor amenaza para la salud global del siglo 21. Afectará la salud de los niños en una variedad de formas diferentes. Se aumentará la prevalencia de enfermedades y más mortandad de niños, así como socavar los cimientos de la salud para la supervivencia infantil: el funcionamiento de los sistemas de educación de la mujer y empoderamiento, la seguridad alimentaria, agua limpia y saneamiento, expone Lydia Baker, oficial en reducción de riesgos en desastres y adaptación al cambio climático en la revista Global Future editada por Visión Mundial.

 

Agrega que nadie será inmune a los efectos del cambio climático, los niños de las familias más pobres en países de bajos y de ingresos medios están en alto riesgo. Esto es especialmente para los niños menores de cinco años, que constituyen entre 10% y el 20% del total población que se estima sean los más afectados por el cambio climático.

 

Los niños en este grupo de edad a menudo tienen menos inmunidad a enfermedades e infecciones, están puestos en un riesgo adicional. La diarrea, por ejemplo, le quita la vida alrededor de dos millones de niños menores de cinco anualmente. La falta de acceso al agua y al saneamiento es responsable de alrededor del 90% de estas muertes y, como el cambio climático reduce sustancialmente la disponibilidad de agua, el número de casos de diarrea se prevé aumente de entre 2% y el 10% para 2020, especialmente en los menores de cinco años, el más grande grupo que muere como consecuencia de la diarrea.

 

Nadie es inmune, pero los niños más pobres están en riesgo particular

La desnutrición es una causa subyacente en la muerte de 3,2 millones de niños cada año en el planeta, y 178 millones de niños la padecen. Algunos de los países con las tasas más altas en desnutrición en el mundo son Bangladesh, Etiopía, India y Vietnam, también se prevé que sean algunos de los más afectados por el cambio climático en el futuro.

 

No sólo el cambio climático afectará la disponibilidad de alimentos en algunos de los países más pobres del mundo, se espera un aumento en los precios de los alimentos. Esto es particularmente preocupante para los niños de las familias más pobres, porque el acceso a los alimentos depende no sólo de su disponibilidad, también de la capacidad de la familia para comprarlos. Las familias pobres suelen gastar hasta un 80% de sus ingresos en alimentos, y aún así, esto es insuficiente para proporcionar a sus hijos una dieta sana y nutritiva.

 

Severos eventos climáticos

Desde la sequía que está afectando a alrededor de 25 millones de personas al este de África a las tormentas y inundaciones que afectaron el sudeste de Asia, la realidad es que estos eventos tienen un costo cada vez mayor en los niños. El porcentaje de la masa terrestre del planeta que sufre de una grave sequía se ha triplicado en los últimos 10 años del 1% al 3%. Y se prevé que el 8% en 2020, y no menos del 30% a finales del siglo.

 

Si bien la evidencia de investigaciones vincula el cambio climático con la mortalidad infantil, los niños no deben ser vistos como víctimas, sino que enfrentan riesgos particulares que deben ser reconocidos en políticas y programas que buscan reducir el impacto del cambio climático.

 

El primer paso para abordar este desafío sería garantizar la calidad de información desagregada sobre los impactos del cambio climático en los niños. Esto ayudará a informar a programas y políticas de apoyo, así como llevar el tema en la conciencia de los gobiernos y el público. En segundo lugar, mientras que los niños son uno de los más grandes grupos en riesgo por el cambio climático, también son un recurso de liderazgo en muchos países que tienen un importante papel que desempeñar en la adaptación y actividades de reducción de riesgos.

 

Este tipo de intervenciones deben con urgencia ser ampliadas para garantizar que los propios niños pueden estar en el Asiento del Conductor de su propia adaptación al cambio climático.

 

Como parte de su misión, Visión Mundial de México pone a su disposición información de las zonas en que tiene presencia, así como contacto directo con el personal que labora en estas regiones con la única petición de mencionar la fuente. Visión Mundial de México es parte de la Confraternidad Internacional de World Vision, organización fundada en 1950 y que actualmente tiene presencia en cerca de 100 países en tres líneas básicas: Desarrollo transformador; Promoción de la Justicia y; Prevención, emergencia y rehabilitación para responder ante desastres y conflictos en las regiones que así lo requieran, independientemente de la religión, raza, grupo étnico o género. Lo anterior es lo que justifica nuestra presencia en países como Indonesia, Irak, Liberia, Chad entre otros.

 



[1] UNICEF, The state of the world’s children 2009: Maternal and newborn health, 2008, pp 8–9

27/04/2011 10:59. Autor Visión Mundial de México Ver nota completa. Ecología

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris