Facebook Twitter Google +1     Admin

LOS CHOFERES DEL TRANSPORTE CONCESIONADO EN ECATEPEC Y ANEXAS

El Gobierno ha otorgado concesiones a particulares para explotar bienes de interés público; así tenemos las gasolineras, las incorporaciones que hacen las escuelas particulares, desde nivel pre escolar hasta Universitario, las radiodifusoras, etc y por supuesto los que tienen una concesión para explotar el servicio de transporte público.

En el caso de los que se les otorga una concesión para tener placas de servicio de transporte en una ruta, muchas veces se ven en la necesidad de “dar a trabajar” la camioneta, microbús y/o autobús de transporte urbano y he aquí un gran problema de Imagen Pública: La Imagen de los Choferes que se dedican a este tipo de servicio:

Cierto es que hay dueños de concesión y unidad que asumen una actitud explotadora, sin embargo hay otra cara de la moneda y es la de los que buscan una unidad para trabajar; historias de mi conocimiento hay muchas y por cierto generan una mala imagen que permea en los operadores que realmente les importa trabajar y cuidar su fuente de ingresos y mas en esta época de crisis, en que los trabajos ahora si se han vuelto mucho mas escasos y practicamente es un milagro tener trabajo.

“No manches (sic), hasta la fecha no he visto a un chofer honrado; por ejemplo siempre le salen al dueño de la unidad con la misma canción: “no la hice”, “no saque”, pero si se sube una chica con mini falda y ademas guapa, enseguida sacan el fajo de billetes y se ostentan como dueños de la unidad”

Narra con ironía el señor J.M.C. Que es presidente de conocida ruta que corre del Edomex al DF y ha sido desde checador, chofer, hasta llegar a la posición actual dentro de la organización de la misma, por ello conoce muy bien la psicología de los choferes.

“Ya no me recuerdes a ese hijo de su puta madre (sic), el lunes habló conmigo que quería trabajo, así que ese mismo día comenzó a trabajar y así siguió, aparentemente bien; el viernes –de la misma semana- que no circulaba la camioneta, quedamos de vernos para lavar la unidad y checarla, estuve esperando dos horas y no llegó, en eso me llamó mi suegro para llevarlo a desayunar y fuimos a su restaurant favorito, ahí mientras desayunábamos me dijo mi suegro ‘ahí viene tu camioneta’; no lo podía creer mi camioneta estaba circulando y no era conducida por ese fulano, sino por un greñudo que yo no conocía, acto seguido tome mi coche y me le empareje a la camioneta, hice que bajara el pasaje y le quite las llaves, la verdad que poca madre y que abuso de confianza”

Esto lo comenta A.S.G quien tiene una concesión de camioneta y otra de taxi, y que ambos son su fuente fija de ingresos mensualmente.

“Aquí en la ruta no nos hacemos responsables de la conducta de los choferes, cuando viene el concesionario y nos dice que si le conviene tal chofer, yo delante de él, le digo todas las quejas que ha dado a otros, y sobre advertencia no hay engaño”

Nos reitera el señor J.M.C.

Lo cierto es que hay choferes que abusan y son en muchos casos los cómplices en la comisión de ilícitos y su conducta es dudosa; simplemente su Imagen Profesional deja mucho que desear:

“ Aquel sujeto,venía con mi papá y se metía de barbas al baño, se untaba las lociones de nosotros que hasta picaba de aroma y él fue quien se termino las mismas de tanto echárselas, el colmo de esto fue cuando en el baño cerrado se puso a fumar y tiro el cigarrillo al inodoro; sus modos de comer de lo más vulgar, su forma de hablar que parecía que traía magna voz y su risa escandalosa eran conductas de lo mas toscas y faltas de buenos modales”

Comenta J.L.M quien agrega:

“Nunca entregaba la cuenta correctamente, no sabíamos donde vivía exactamente y curiosamente cuando se hacia una talacha, se perdían cosas, es una persona de lo mas ordinario en quien no vuelvo a confiar, terminamos por esperar a que el mismo se fuera y creo que ganamos más aparentemente teniendo detenida la unidad que con un operador como el que describo”

la ortografía en ellos luce por la ausencia; aunque saben contar muy buenas historias que los hacen ser de los mejores dramaturgos: "me asaltaron", "hubo poca gente", "la gente prefiere subirse a una unidad nueva que esta que ya es vieja","hubo embotellamiento", etc. Cualquier cuento es bueno para entregar a medias o de plano no entregar la cuenta y de la aritmética solo saben sumar y restar a su antojo; a veces están combinados con pseudo mecánicos y se dedican a desvalijar en operación hormiga las unidades al fin “el pinche patrón tiene lana y no se da cuenta”, y finalmente son despedidos por los concesionarios “por ratas”, luego es común encontrarlos en la calle quejándose de que “no hay trabajo”, mi pregunta es ¿Cómo va a haber trabajo si no lo cuidan? ¿Cómo va a haber trabajo si no otorgan al concesionario que les ha dado una unidad y al público usuario el patrimonio más grande sobre la faz de la tierra? ¡Si! El Patrimonio que vale más que propiedades, que vale más que la misma concesión, y que vale más que muchas cosas: LA CREDIBILIDAD. Cuando en sus conductas verbales y no verbales no otorgan elementos de confianza y sobre todo de SEGURIDAD..

La Imagen que dan hacia el público usuario es igualmente deprimente; siempre tienen un asiento reservado, pero es para aquella chica que suba en mini falda, y no para mujeres embarazadas, adultos mayores y madres de familia con bebes. Su equipo de sonido a volumen estridente con música que quizá a los pasajeros no agrada, su modo de conducir, su imagen física (semejante o peor al personaje de “Vitor” que hace Adrian Uribe), su florido vocabulario, y la forma en como enfrentan las crisis que se presentan en su trabajo –basta ver qué pasa cuando les dan “un llegue”-, hace que la gente les pierda no sólo la confianza y la credibilidad, sino el respeto a su labor.

Definitivamente en México a pesar de la crisis hay y habrá trabajo; uno de los grandes problemas de México es el cuidado de su imagen; mucha gente se queja y reniega de México –a pesar de ser ellos mismos mexicanos- sin embargo el mexicano en el exterior se comporta totalmente diferente a como lo hace en su propio espacio; lo fundamental es saber cuidar nuestro trabajo y en el caso del transporte concesionado, es necesario que ambas partes estén consientes de que deben trabajar en conjunto para tener una ganancia en esta época difícil.

En cuanto a los choferes, será muy difícil que recuperen esa confianza y por consecuencia la credibilidad perdida por parte de los concesionarios y los usuarios del servicio, desgraciadamente por los malos choferes, los buenos nos son reconocidos y vaya que hay buenos choferes, que son honrados y responsables, que saben que es un trabajo de conjunto entre ellos y el dueño de la unidad, pero repito la mala imagen esta muy cacareada, es necesario implementar un plan maestro para corregir esta mala imagen, que lejos de sumar, resta; resta empleos honrados y el sustento a muchos hogares mexicanos.

Por otro lado los concesionarios léase dueños de unidades, deben de implementar de manera conjunta un plan maestro para cuidar su patrimonio familiar de estos cafres del volante, gente que sin escrúpulos maneja una unidad y que carentes de todo tipo de valores se atreven a llevar en un vehículo seres humanos y que para colmo de males cometen actos deshonestos hacia la unidad y el concesionario y que se reitera, POR ESTOS MALOS ELEMENTOS, SE PERCIBE MAL A LOS QUE SON BUENOS.

30/10/2009 14:50. Autor V.M.G.G. Ver nota completa. Opinión ciudadana

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: tu

mejor di que te icieron pinche ardido dedicate a algo de probecho

Fecha: 30/10/2009 18:25.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris